Uno de los platos embajadores de la cocina tradicional catalana es el pollo asado que se hace en todas las casas catalanas con pequeñas diferencias: hay quien pone las cebollas enteras, otros ponen la cebolla picada, y hay quien pone un poco de tomate, con una ramita de canela, con vino rancio o brandy …

Pero nunca puede faltar el sofrito, la picadura de pan frito, fruto secos, ajos y perejil. Tampoco puede faltar la hoja de laurel y una rama de tomillo, etc. Pero el punto esencial para hacer un buen asado, está en hacerlo con cazuela, poner mucho amor, mucha paciencia y dejar que todos los ingredientes se vayan caramelizando, soltando un caldo maravilloso que te invita a mojar pan, que es la esencia de este plato catalán por excelencia.

El pollo es básico para este plato, de pollos hay de muchas clases pero es importante comprar un buen pollo de buena calidad, fresco y criado tradicionalmente con productos naturales, como nuestro pollo de corral Collfred.

Nuestro pollo de corral criado en libertad en nuestras granjas y alimentado en un 90% con productos vegetales, de los cuales un 65% son cereales, sin grasas ni harinas animales. Son un pollos de unos 3 kilos de carne firme y una piel amarillenta, brillante y muy poco grasa.

Pero si no te ves capaz de cocinarlo, te damos la alternativa de comprar el pollo ya cocinado. Lo puedes encontrar en nuestras tiendas de Vic, Tona y Sant Quirze.

Bueno, pero vamos al grano y aquí os dejamos con nuestra receta:

Ingredientes para 6 personas:

  • 1 Pollo de corral de unos 3 kilos
  • 3 cebollas grandes de Figueres
  • 6 cebollitas pequeñas
  • 10-12 ciruelas
  • 1 fin de ajos
  • 1 vaso pequeño de brandy
  • 1 vaso pequeño de vino rancio
  • 2 hojas de laurel
  • 1 rama de romero y tomillo
  • 2 tomates pequeños bien maduros
  • 1 rama de canela
  • 1 vaso de caldo de carne

Para la picada:

  • 6 dientes de ajos
  • 3 rebanadas de pan frito
  • 5 o 6 avellanas
  • 6-8 piñones
  • Perejil

Procedimiento:

1. Para empezar, salpimentamos el pollo, previamente cortado en octavos (o sea cada cuarto se cortan en dos), y lo freímos en una cazuela de barro, con un poco de manteca y aceite. Debe quedar bien dorado.

2. Mientras ponemos en un bol las ciruelas con brandy y las dejamos unos 15 minutos.

3. Cuando esté el pollo dorado, añadimos a la cazuela las cebollas de Figueres trituradas, la cabeza de ajos enteros, los dos tomates, la canela y dejamos cocer durante unos 30 minutos a fuego lento y con la cazuela sin tapar y se debe ir caramelizando.

4. Pasados ​​este 30 minutos, añadimos a la cazuela las cebollitas enteras, el vino rancio, el brandy que teníamos macerando las ciruelas, las ramas de tomillo, laurel y romero. Añadimos el vaso de caldo de carne y dejamos hacer hervor durante 40 minutos más a fuego bajo, con la cazuela tapada.

5. Añadimos la picada que haremos triturando en un mortero, los dientes de ajo, el perejil, el pan frito y los frutos secos, lo mezclamos y lo añadimos a la cazuela del pollo. Debemos tener en cuenta que la picadura debe ligar un poco la salsa del pollo.

6. Ponemos las ciruelas, los piñones y dejamos cocer durante 15 minutos más.

7. Para terminar, servimos el pollo con las ciruelas, unas cebollitas y con un poco del jugo del asado.

Recuerde que…

  • El asado de pollo es mucho más bueno, si lo hacemos el día antes. Y al día siguiente la basura unos minutos de hervor y comer.
  • Recuerde que el asado es un plato de fuego lento, con paciencia.
  • Las ciruelas pueden ser sin hueso, pero con hueso, son más sabrosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *